Azucena Lopez

Lo normal es perfecto. Pero lo perfecto no existe